Páginas

Rendición incondicional


Me rindo al instante
al segundo, me rindo
me rindo al tiempo que río
rendido a la risa
de haberme rendido:
quién me habría dicho
que yo, a tus pies, me rendiría:
que dejaría mis armas, en el suelo,
rendidas
e iría a preguntarte:
¿si no me hubiese rendido,
sí me querrías?


No hay comentarios: